Van y vienen

martes, 13 de noviembre de 2007

Dos locos

Esquivar las emociones locas no ayudará a mi cerebro loco.
Mi corazón tambien está loco, por culpa de mi cerebro.
La locura entró por mis ojos locos.
Ellos vieron tu loca figura, bailando una loca danza.
Y mis sentidos enloquecieron al ver tu mirada loca, clavarse en mi loco rostro.
Y mi boca loca sintio tus locos labios chocar de una manera suavemente loca.
Fue en ese momento en el que el loco tiempo se detuvo,
el loco mundo dejó de girar, los pajaros locos empezaron a cantar,
y nuestros cuerpos empezaron a danzar.
La danza loca que sonaba alocada en nuestras miradas locas.