Van y vienen

martes, 26 de agosto de 2008

Criaturas

Soñabas y te metias en la piel, y luchabas, sangrabas. Te costaba. El dolor era terrible. Todo estaba perdido, pero tu fuerza interior era mas grande que el mismo universo. Entonces derrotabas a tus peores enemigos, les hacias saber quien tenia mas poder.
Despertabas, sin haber terminado la gran pelea que seguiria en el proximo sueño, pero mientras tantos te entrenabas saliendo de la piel y mirando de lejos, mirando de cerca. Aprendias cada uno de sus movimientos, hasta llegaste a moverte a la velocidad de la luz (si, la velocidad de la luz).
Alla ibas nuevamente, el sueño era el mismo, el enemigo tambien, tu fuerza mayor...
Ahora estas aca, tu vida fue marcada, tus recuerdos no se borran ni se borraran nunca, esa etapa no se olvida, al igual que el cafe no se corta.